Reseñas inventadas: Los hijos de Asgard (J. R. Navas)

Asgard es el vikingo moderno. Nacido en los 70, se crio con los vientos del cambio en España, y a una adolescencia tardía le siguieron la inevitable caída en el rock, el heavy metal, y otros dioses profanos. Fue en mitad de un éxtasis melenudo cuando decidió cambiar el nombre heredado de su abuelo, Asterio Gardenias, por Asgard, con el que ligaba mucho más. La historia plantea aquí una serie de elipsis en donde vemos la boda de Asgard, el nacimiento de sus hijos, y su inevitable divorcio, para trasladarnos al punto en donde inicia la auténtica trama.

Los hijos de Asgard rondan ya la veintena, y el bueno de Asgard conserva la mirada de rebelde, pero su melena hace ya tiempo que se dio por vencida. Primero conocemos a su hija, en una escena un tanto empalagosa en la que comparten gustos musicales, y que para nada anticipa el desastre que está por venir; a continuación se nos presenta al hijo pequeño, madridista y a punto de empezar a estudiar empresariales, y la cosa se va torciendo un poco; por último, vemos al hijo mayor dando un breve discurso ante decenas de entregados oyentes, en la sede de las juventudes del Partido Popular, y empezamos a entender el sufrimiento y las tensiones que atormentan el alma de Asgard.

Llegado a este punto, como lector, piensas: “Vale, ya sé donde estoy, me va a contar un drama familiar”. Pero no, porque queda el plato fuerte. Y es que el bueno de Asgard, mientras revisa su Instagram aburrido, se topa con un vídeo de su hija, la niña de sus ojos, su única esperanza…  dejándose la vida en bailar reggaetón con un ritmo frenético, mientras canta a pleno pulmón “Yeeee uuuhh ehaahh”. Privado de la última pata de su inestable silla, Asgard pierde la cabeza, se hace con un hacha, y sale a la calle convirtiendo la novela en un inesperado slasher que nos habla del amor paterno – filial, regado con sangre de pijos.

Recordad que esta es una reseña inventada, y que no tiene nada que ver con la novela original. Si os gustan y queréis más, lo tenéis muy fácil, porque podéis escribirlas vosotros mismos 🙂

Si queréis ver el libro de verdad, aquí os dejo el enlace: Los hijos de Asgard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *